Foto: Especial

Faltan mecanismos para combatir al discriminación en Puebla 

En PUEBLA Shanik David

PUEBLA.- El hecho de que en Puebla no se haya conformado el Comité para Prevenir y Eliminar la Discriminación, mecanismo que haría aplicable los lineamientos de la ley en la materia y que debió quedar listo a finales del año pasado, genera un vacío legal para aquellas personas que desean denunciar hechos discriminatorios, acusó Brahim Zamora Salazar, integrante del Obsevatorio de Derechos Sexuales y Reproductivos (Odesyr).

Casos como el de la pareja que fue expulsada de un centro nocturno en Cholula (http://leviatan.mx/2017/09/04/discriminan-y-hostigan-a-pareja-gay-en-antro-de-san-andres-cholula/) pone en evidencia la urgencia de que se conforme este organismo, pues en la actualidad “desde las instituciones no se ve a la discriminación como un problema que tiene que ser atendido por las instituciones”, puntualizó el activista.

Esto, continuó, ya que comúnmente se piensa que este tipo de casos se tienen que llevar a instancias federales como la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) o la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) mientras que a nivel local se evaden las responsabilidades en la materia.

Y aunque la convocatoria para nombrar a los integrantes del Comité ya está lista al interior de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso del Estado, todavía no se tiene fecha para su publicación, lamentó Zamora Salazar.

Sin embargo, apuntó que el combate de este tipo de hechos no sólo le corresponde a las autoridades, sino que también los empresarios tienen que poner de su parte y que se creen lineamientos concretos en la materia, pues en ocasiones no son los dueños sino sus gerentes, meseros o trabajadores en general quienes incurren en estas actitudes discriminatorias.

“El sector privado se tiene que meter en el tema, se tienen que delimitar las políticas de las empresas, para que si alguien comete un supuesto acto de este tipo sea despedido, porque es la imagen de la empresa” sugirió, pues con esto se podrían generar condiciones de igualdad en todos los sentidos.

Pero el problema no se queda ahí, dado que las víctimas de este tipo de casos “interiorizan la discriminación”, es decir, ven normal que sean tratados diferentes sólo por sus preferencias sexuales, por el color de su piel o por tener una discapacidad.

Esto ocasiona que no se denuncien ante las instancias correspondientes este tipo de casos, y fomenta a que se viva un ambiente de impunidad, agregó Zamora Salazar.

“Es un problema grave y complejo de entrada, pero sí creo que una parte muy importante es no dejar sin denuncia y si esa denuncia no próspera buscar otras vías jurídicas”, subrayó, al comentar que en la actualidad muchos de los reportes que se tienen de este tipo de asuntos son sólo por redes sociales pero que son pocas las quejas oficiales que se presentan al respecto.

“Hay que denunciar, no podemos construir ciudadanía en cuanto a la exigencia de derechos y combate a la discriminación sólo desde un lado, si un ciudadano es discriminado hay que utilizar todas las herramientas institucionales para denunciar ese acto y para que ese acto sea reparado” insistió el activista.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

LO ÚLTIMO DE PUEBLA

Ir Arriba